El traje de flamenca negro, hablemos de elegancia bajo los farolillos

Por Juande Corrales

En estos días en los que más de un welover andará metido en el mundo de las túnicas, los capirotes, la tradición y la devoción, no se nos ocurría un tema más apropiado, dado el recato y la formalidad que da el negro a cualquier look.

Hábitos de nazareno y mantillas estarán luciendo este color a lo largo y ancho de las Semana Santa de nuestra tierra, del mismo modo que luego lo harán las amantes de la moda flamenca más elegante en la esperada Feria de Abril.

Ahora bien, recado, formalidad y elegancia, pero no monotonía. Un traje negro es un ‘must’ en todo buen fondo de armario que se precie, pues por la sintonía que le da a tu look de feria de noche, podrás recurrir a él una y otra vez sin cansarte. Como no nos cansamos de recordar este traje con transparencias, a base de popelín y encaje, de Lola Azahares.

Lola Azahares
Lola Azahares

Y es que el encaje ha sido uno de los ‘motives’ más recurrentes de muchos de nuestros diseñadores en We Love Flamenco. Prueba de ello son estos ‘outfits’ de Luisa Pérez y Mónica Méndez, tan aptos para la feria, como para tu próximo modelito de invitada.

Fino y elegante, por detrás y por delante, es este diseño del joven diseñador Daniel Robles, con un escote de lo más romántico creado con puntas de encaje y pedrería. El guiño a la vanguardia lo hace el nudo delantero, ¡ideal!

Daniel Robles
Daniel Robles

Una propuesta que ha roto el ‘total black‘ con unas mangas rosas, uno de los colores claves de la temporada, ha sido el del onubense Juan Boleco, quien también ha complementado su traje con unos botones metalizados y un cinturón azul cielo, ¡todo un acierto!

Juan Boleco
Juan Boleco

¿Elegancia asimétrica? Es posible, y así lo ha demostrado Laura de los Santos, la ganadora del Certamen de diseñadores noveles WLF 2018, que ha apostado por este vestido negro texturizado y lleno de volantes, que tan esbelta hará la figura de la flamenca.

Dicho esto, ya puedes continuar viendo cofradías y degustando las torrijas de tu madre, esas que tanto te gustan…

¡Hasta pronto, welover!

Fotos: Aníbal González

También te puede interesar: